La comunicación a través de  las redes sociales es realmente adictiva, casi como el tabaco. Así lo demuestra un estudio realizado por la consultora Retrevo que viene a decir que un porcentaje muy alto de usuarios no puede acostarse sin realizar antes una consulta a las actualizaciones de sus sitios, acción que llevan a cabo también nada más levantarse. Vamos, como los que están enganchados a la nicotina. El estudio analiza cuándo, dónde y cómo los internautas dedican su tiempo a páginas de redes sociales, sobre todo Facebook y Twitter, y evidencia situaciones realmente preocupantes. Asimismo, es muy significativo que en la medida en que los usuarios son más jóvenes (por debajo de los 24 años) y/o con acceso a través de dispositivos más sencillos y cómodos (como el iPhone, por ejemplo) el nivel de adicción resulta todavía mayor.