El último informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre la situación de la libertad de prensa en el mundo sitúa bastante mal a nuestro país, que baja del puesto 39 al 46 y ello debido fundamentalmente a las presiones de la banda terrorista ETA, pero también a la actitud poco democrática de determinados políticos, que no permiten el acceso a los mítines y los ofrecen ya enlatados. Eso medicine without prescription por no hablar de las ruedas de prensa sin preguntas, que es el colmo de la incongruencia y a la que, por desgracia, se han apuntado algunos representantes políticos en un claro ejercicio antidemocrático. En la Unión Europea sólo Italia y Rumanía se encuentran en situación peor, lo cual en lugar de ser un consuelo es más bien un indicador para preocuparse más.