Bienvenido a mi blog

Los 10 artículos más leídos en 2011

Finaliza el año y aquí está la lista de los apuntes más destacados por los lectores. Gracias, un año más, por participar en esta conversación en torno a la Comunicación en su sentido más amplio, y mis mejores deseos para todos para 2012:

  1. Rafael López Lita, un apasionado apóstol de la fuerza de la comunicación
  2. Decálogo de tesis doctorales sobre comunicación
  3. 44 herramientas imprescindibles de Internet
  4. Lecciones comunicativas del #15M
  5. #smdaycs, el conocimiento a través de la experiencia en medios sociales
  6. Diez libros imprescindibles sobre comunicación en español
  7. Laudatio a Manuel Vicent, doctor honoris causa de la Universitat Jaume I
  8. Los elementos esenciales para la gestión de la comunicación
  9. Padre novato
  10. El arte de narrar historias como herramienta de comunicación

 

Rafael López Lita, un apasionado apóstol de la fuerza de la comunicación

Recordar la vida de un amigo que acaba de morir es siempre un ejercicio doloroso, pero si además hay que intentar resumir una trayectoria profesional y personal tan dilatada como la de Rafael López Lita (Valencia, 1941-2011), entonces la tarea se vuelve casi imposible. En estas pocas líneas no hay espacio suficiente para citar solamente los títulos obtenidos, las entidades que promovió, los libros o artículos escritos, y las empresas en las que participó. Y eso por no hablar de las decenas, cientos de alumnos y alumnas agradecidos por sus enseñanzas, tanto académicas como vitales. Porque Rafael fue un docente comprometido con enseñar no sólo los conocimientos teóricos, sino además la actitud y los valores necesarios para encarar con éxito el ejercicio de una profesión, la de la Comunicación en su sentido más amplio, a cuya docencia y desarrollo dedicó “toda su inteligencia, esfuerzo y tiempo”, como le recordó con acertada síntesis Carlota de Dios en su funeral, el día después de Navidad, en Valencia. Allí, en la capital del Turia, en la misma ciudad que 70 años antes le vio nacer, nos dimos cita una amplia representación de todas esas personas e instituciones que, de una u otra manera, nos beneficiamos de su colaboración y conocimientos para rendir un primer y emocionado homenaje a quien tanto ha hecho por la consolidación de las Ciencias de la Comunicación en nuestro país.

Posibilista empedernido, sabía desanudar la realidad para encontrar siempre el camino más fácil, el trayecto más cómodo, tanto que a veces nos resultaba imposible de creer a los que trabajábamos con él y nos dedicábamos a complicarlo por no seguir exactamente sus indicaciones. Ese espíritu, al mismo tiempo pragmático y optimista, que se crecía ante los retos y que le permitía ver la oportunidad donde otros sólo encontraban problemas o dificultades, es el que le empujó a venirse a Castellón, de la mano del rector Fernando Romero y del entonces vicerrector de Comunicación, Domingo García Marzá, con 57 años recién cumplidos y una cómoda posición en la Universidad Complutense de Madrid, con el encargo de montar la titulación de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universitat Jaume I. Apenas una década después la convirtió en una referencia a nivel nacional e internacional, al tiempo que, a partir de esos estudios iniciales arrancados con más ilusión que medios, promovió la puesta en marcha de las titulaciones hermanas de Comunicación Audiovisual y de Periodismo, así como del primer máster oficial en Ciencias dela Comunicación adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior que se impartió en la Comunidad Valenciana y que he tenido el privilegio de codirigir con él y con el también catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad Javier Marzal. Su intenso trabajo durante los últimos 14 años ha permitido crear en la Universitat Jaume I de Castellón un potente departamento de Ciencias dela Comunicación, muchos de cuyos doctores y doctoras, entre ellos yo mismo, nos formamos bajo su magisterio. Todo su profesorado le somos, en mayor o menor medida, deudores.

Amante de las clases y del contacto directo con los alumnos, fue un trabajador incansable que mantuvo una intensa actividad docente hasta casi sus últimos días, incluso cuando la enfermedad había empezado ya manifestar sus primeros síntomas. Para él, el alumnado era el principal motor de su actividad académica, y ante ellos procuraba ser no sólo su profesor, sino también un consejero y un amigo en el que poder apoyarse en los difíciles momentos del tránsito al mundo laboral. Generoso con su tiempo, perennemente disponible para sus estudiantes, le gustaba incentivar su inteligencia, infundirles inquietudes empresariales o universitarias y, siempre, prestarles el soporte, los contactos o el consejo necesario para que las más variadas iniciativas salieran adelante. Junto a la docencia, mantuvo una larga trayectoria investigadora en el área de la comunicación financiera, en donde supo verter los conocimientos de su doble doctorado en Ciencias Económicas y en Ciencias de la Comunicación, y que contribuyó a ampliar con la dirección de tesis y trabajos de investigación relacionados con la gestión de intangibles y su contabilidad, o con la comunicación de productos socialmente responsables, entre otros muchos temas. Porque, como buen comunicador, Rafael López Lita mantuvo en todo momento una visión amplia y generalista de nuestra disciplina, y se caracterizó por mantenerse siempre al día de las últimas tendencias y de todos los procesos de innovación, que le atraían especialmente. Abierto a todo tipo de ideas, no se consideraba especialmente creativo, aunque sí que lo era, sobre todo cuando se trataba de poner en marcha proyectos empresariales o universitarios, en los que supo aportar una mágica mezcla de experiencia, amplia cultura, curiosidad y ausencia de prejuicios casi infantil, la perfecta combinación para la creación.

La conexión de la Universidad con el tejido productivo y la visión clarividente de que la docencia y la investigación universitarias deben estar al servicio de la profesión respectiva fueron sin duda otros dos de los grandes rasgos definitorios de su trayectoria laboral. Su esfuerzo constante por acercar la Universidad a la empresa le permitió ejercer una docencia práctica antes de que el espíritu de Bolonia llegara a las aulas europeas. Con la puesta en marcha del “Seminario de Creatividad en Vivo” con la multinacional McCann, la organización de congresos como el de Comunicación Local (ComLoc) o el de Castellón 2020, con el periódico Mediterráneo, entre otras muchas actividades, actuó como un interfaz privilegiado para conectar a los estudiantes con el mundo del trabajo y al profesorado universitario con las inquietudes de los profesionales en activo y de la sociedad en su conjunto. En ello destacó especialmente en los últimos años, cuando fue nombrado Comisionado para la Promoción de las Relaciones Universidad Empresa, primero por el rector Francisco Toledo y después por el actual Vicent Climent. Desde este cargo, acercó la investigación universitaria a los empresarios a través de proyectos como el Libro blanco de las relaciones Universidad-Empresa, el Libro Naranja de la I+D+i o la Ventanilla Única Empresarial, entre otros. Y es que mucho tiempo antes de que las redes sociales evidenciaran la importancia de las relaciones entre las personas y las instituciones, Rafael López Lita fue un conector social único, capaz de aglutinar las más variadas voluntades y de poner a colaborar a personas cuyo único punto de contacto era, en ocasiones, la común amistad con él. De esa inmensa capacidad de relación surgieron grandes proyectos y nuevas y estrechas amistades.

Pero si en algo destacó especialmente Rafael fue en su capacidad para destacar, en todo momento y lugar, la importancia capital de la comunicación, clave del Bienestar, como demostró en uno de sus libros de madurez. Firme defensor de la profesionalización de las diferentes actividades de la comunicación, promovió la creación, entre otras, de la Asociación de Agencias de Publicidad de la Comunidad Valenciana, del Ilustre Colegio Oficial de Publicitarios y Relaciones Públicas de la Comunidad Valenciana, de la Asociación para el Desarrollo de la Comunicación AD Comunica y de la delegación en la Comunidad Valenciana de la asociación de directivos de Comunicación Dircom, entidades estas dos últimas que presidió hasta el momento de su fallecimiento.

Para mí, su mejor lección es que la comunicación está relacionada con todos los ámbitos de la actividad humana –desde la empresa, que tan bien conocía, hasta la ingeniería, el deporte o la medicina- y que en todos ellos es posible su mejora gracias, precisamente, a una acertada acción comunicadora. Reivindicó que la comunicación era capaz de aportar siempre un valor añadido -en ocasiones el factor diferencial para el éxito- y que gracias a la misma se puede transformar y mejorar el mundo. Apasionado apóstol de la fuerza de la comunicación, esa fue su gran doctrina, una teoría que su vida demostró sobradamente.

Nos dejas un legado inmenso y la responsabilidad de cuidarlo sabiamente y de hacerlo crecer como lo habrías hecho tú. Si somos capaces de seguir tu ejemplo, no será difícil.

Hasta siempre, maestro.

Fotografía: (c) Antonio Pradas, 2008.

Empresas informativas y contenidos en el ámbito local

 La semana pasada celebramos en la Universitat Jaume I la undécima edición del Congreso de Comunicación Local (ComLoc 2011), en el que hemos abordado la situación de la prensa ante los retos de la digitalización, y en el marco del cual analizamos toda una serie de nuevos proyectos informativos centrados en contenidos locales. En una mesa redonda que tuve la oportunidad de compartir con los periodistas Carmen Tomás, deMediterráneo, y Ramón Pardo, del diario Levante de Castellón, tratamos esta nueva realidad emergente y vimos cómo el concepto “hiperlocal” hace en realidad referencia a espacios “nicho”, a contenidos muy especializados no cubiertos en la actualidad por los medios de comunicación social. Así, resultó especialmente curioso comprobar cómo los tres ejemplos de este alto nivel de especialización informativa que exponíala World Association of Newspapers and News Publishers en su revista de abril de este año se están desarrollando ya en la actualidad en una provincia como la de Castellón: contenidos relacionados con la escena rock local (www.nomepierdoniuna.net), con competiciones deportivas (www.castellonenvivo.com con el reciente Maratón de la ciudad), o con las actividades de los padres. (www.agendadetombatossals.com y www.espaimenut.com)

Estos y otros proyectos muy especializados marcan un interesante camino de futuro para las empresas informativas, que en ocasiones lo transitan pymes o micropymes (incluso un único periodista en solitario), pero que está empezando a llamar la atención también de los grandes grupos mediáticos, que empiezan a ver estos espacios como nuevas oportunidades de negocio. Por tanto, en este ámbito podemos hablar de micromedios, pero también de hipermedios, como ha puesto de manifiesto por ejemplo el caso de The Huffington Post y El País, en España.

Hace años que este tipo de iniciativas empezaron a surgir en el escenario mediático, pero la mayoría de ellas fracasaron en el pasado porque el mercado no estaba suficientemente preparado para acoger proyectos que, fundamentalmente por una estructura de costes, se realizaban a través de Internet. Sin embargo, ahora sí que existe ya un número suficiente de internautas, y sobre todo un nivel de horas de consumo del medio digital, que permiten la viabilidad de estas aventuras periodísticas.

La consolidación y supervivencia de estos nuevos medios centrados en contenidos locales muy especializados depende de varios factores, que podemos resumir básicamente en cinco grandes ejes:

  1. La importancia de la marca. Los nuevos medios tienen que ser capaces de generarse una reputación que avale la calidad de su producto informativo. Los medios tradicionales cuentan con un aval histórico que les permite una cierta ventaja competitiva, pero hay medios nuevos que han sabido lograr una imagen de prestigio y calidad igual o superior que éstos.
  2. El valor del contenido. La clave del negocio siguen siendo los contenidos, que son los que atraen y mantienen la audiencia. Por ello, todo el esfuerzo debe centrarse en una actualización regular y constante de contenidos de calidad y alto valor para los lectores.
  3. La implantación en multisoportes. Los nuevos proyectos periodísticos deben aprovechar las posibilidades del medio digital, con el desarrollo de contenidos que integren lenguajes multimedia y, sobre todo, que puedan consumirse en todo tipo de dispositivos con acceso a Internet (desde el ordenador a los teléfonos, las tabletas e incluso las pantallas de televisión).
  4. La creación de redes de colaboración publicitaria. El gran reto empresarial es poder poner en valor publicitario los nichos de audiencia a lo que se dirigen estos proyectos, para lo cual es fundamental establecer alianzas para ganar en volumen mediante la integración de lectores.
  5. La conexión con las redes sociales. El futuro de la comunicación digital, como hemos expuesto en este blog en numerosas ocasiones, es audiovisual y social, por lo que estos nuevos proyectos periodísticos deben explotar estas potencialidades, sobre todo las derivadas de las redes sociales para la generación de una comunidad de seguidores amplia y fiel.

Durante el debate, se planteó una interesante cuestión sobre la crisis de identidad de los periodistas ante la aparición de nuevas figuras informativas, como el community manager, por ejemplo. Ante ello, creo que la función del periodismo sigue tan vigente o más que antes y debe centrarse en aportar información de servicio, filtrar el exceso de información que padecemos, contrastar los datos y los hechos y, sobre todo, contar historias y contarlas bien.

44 herramientas imprescindibles de Internet

Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar en la segunda edición del curso Social Media Management de la Fundación Universitat Jaume I-Empresa, que con tanto éxito dirigen Beatriz Aguilar y Benet Marcos, y entre todos los participantes hicimos un ejercicio de crowdsourcing para escribir este apunte sobre las herramientas imprescindibles de Internet. En apenas quince minutos llenamos toda la pizarra del aula, como se puede ver en la imagen, con programas y páginas web que nos ayudan cada día a hacernos más fácil, o más divertida, nuestra experiencia como internautas y que se pueden agrupar en los siguientes epígrafes:

Desde luego, es un buen repertorio de herramientas que contribuyen a mejorar nuestra productividad o nuestro ocio, aunque -pese al título de la entrada- no se trate de una lista completa de imprescindibles. Faltan algunas de las expuestas en la misma sesión, ya que con el paso del tiempo y la mala calidad de la imagen ya no distingo todas las que apuntamos. Pero sobre todo faltan las que podáis aportar vosotros y vosotras, quienes leáis este apunte. Ayudadnos a ampliar y mejorar este listado en un ejercicio más amplio de inteligencia colectiva: dinos tú cuál es la aplicación web que crees que falta en esta lista de imprescindibles, y nos beneficiaremos todos. ¡Gracias!

Aquí hay futuro: al menos el 50% del valor de un producto o servicio se debe a su comunicación

 El presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la  Televisión, Manuel Campo Vidal, ha asegurado en la inauguración de la 5ª edición del Máster en Nuevas Tendencias y Procesos de Innovación en Comunicación de la Universitat Jaume I que, en la actual sociedad de la información, al menos el 50% del valor de un producto o servicio está relacionado con su comunicación, por lo que ha aventurado que todavía hay mucho futuro en este sector, pese a las dificultades que atraviesan algunas empresas y la importante pérdida de empleos que se ha producido en los últimos años. Campo Vidal, que apadrinó también el acto de entrega de diplomas de la edición anterior del máster, como se muestra en las fotografías de Antonio Pradas, reconoció que en España faltan estudiantes en determinadas ingenierías mientras que en las facultes de Comunicación hay una saturación de alumnos, pero al mismo tiempo destacó que quien sepa adaptarsey organizarse, saldrá adelante. En su opinión, el periodista debe reinventarse y ser cada vez más un trabajador autónomo capaz de generar negocio por sí mismo. “Hay que buscar, porque se puede encontrar”, afirmó.

Durante su intervención, que versó sobre la convivencia de los medios tradicionales y los tecnológicos, el conocido periodista y presentador reiteró su convencimiento de que todos los soportes convivirán en el futuro, como lo han hecho siempre a lo largo de la historia de la comunicación. En relación a la transformación que se está viviendo en el sector de la comunicación, destacó que ésta se ha producido por la convergencia de cinco grandes motores del cambio: el tecnológico, el económico, el político, el sociológico y, sobre todo, el que representa Internet. En cuanto a la supuesta crisis de la televisión por efecto del consumo de Internet, Campo Vidal apuntó que “hay canales que gozan de muy buena salud, incluso económica” y señaló que, además de las funciones clásicas de informar, formar y entretener, la televisión tiene un importante papel socializador en nuestras sociedades. “¿De qué se hablaría al día siguiente si no se ha visto la serie de la noche anterior?”, se preguntó.

En este escenario de conviencia futura entre medios, la clave, según Campo Vidal, es la credibilidad, ya que tanto a título particular de los comunicadores, como de los medios en los que desarrollan su labor, este es su principal capital social. En su opiniñon, Internet tiene que ganar credibilidad, pero los medios tradicionales han de recuperar la que ha perdido en los últimos años.
En definitiva, una gran lección de un gran maestro para iniciar el nuevo curso.

 

Redes sociales sí, pero primero la web

La consultora Arteki, especializada en relaciones públicas y marketing digital, acaba de hacer pública su tercera encuesta sobre cómo usan Internet los periodistas económicos para informarse y realizar su labor, y en la misma encontramos interesantes pistas sobre cómo deberían enfocar las compañías sus relaciones informativas. La primera conclusión es que pese al auge de las redes sociales, sobre todo de Twitter como vía de información rápida o casi de alerta, lo cierto es que la web sigue siendo uno de los principales canales informativos para los periodistas: el 82% de los encuestados cree que cuando una compañía no tiene web es menos creíble y el 81% recurre a la misma en búsqueda de información. Frente a estos porcentajes, sólo el 53% de los periodistas consulta los blogs de las empresas y el 33% los tweets de las mismas. La segunda gran conclusión es que el periodismo económico es un periodismo fundamentalmente de fuentes, donde las empresas (si saben hacer bien su trabajo) pueden liderar la información y tener el protagonismo. No en vano, el 80% de los periodistas económicos dice obtener sus noticias de contactos con los gabinetes de comunicación y el 77% también de notas de prensa, frente a los blogs (56%) y las redes sociales (39%). Por tanto, la comunicación corporativa tiene grandes posibilidades si se desarrolla de manera adecuada y se apoya principalmente en un buen portal corporativo. Todo ello sin descuidar, por supuesto, la presencia en medios sociales, pero también sin olvidar que el portal ha de ser el corazón del sistema y los medios sociales su complemento. Respecto a estos últimos, los periodistas económicos se decantan sobre todo por LinkedIn (92%), Facebook (85%) y Twitter (84%), principalmente.

El arte de narrar historias como herramienta de comunicación

Esta tarde he tenido ocasión de compartir una sesión formativa sobre “La comunicación de las emociones” con la profesora Elsa González Esteban, dentro del curso de verano que dirige junto con el profesor Domingo García Marzá sobre “Neurociencias: ¿una nueva filosofía?”, y de la que recojo aquí algunas de las transparencias de apoyo que hemos utilizado. El análisis de cómo se comunican las emociones nos ha llevado a hablar de lo que se conoce actualmente como “storytelling”, o el arte de contar historias, que no es más que una sistematización de los principales mecanismos narrativos utilizados por el ser humano desde tiempos inmemoriables y que ahora las empresas, las marcas e incluso los individuos están utilizando de manera estratégica para hacer llegar determinados mensajes de la forma más efectiva posible. La narrativa se ha convertido así en una herramienta más al servicio de la comunicación corporativa. Una herramienta muy útil, pues, como hemos defendido,  tiene una alta capacidad de atracción sobre las audiencias, es capaz de movilizar a la acción y, sobre todo, garantiza el recuerdo. El riesgo, como ha apuntado Christian Salmon en su obra Storytelling, la máquina de fabricar historias y formatear las mentes, es que tan poderosa técnica se utilice sin escrúpulos, con historias falsas generadas sólo para lograr más ventas, y caigamos en lo que este mismo autor ha calificado como un “capitalismo de las emociones”.

Además de esta cuestión crítica, que no debemos olvidar, el acercamiento a la técnica del “storytelling” me ha permitido descubrir uno de los grandes errores públicos del Periodismo, profesión que asumo como rasgo de mi carácter y que hasta hoy consideraba de gran utilidad. Me refiero a que la obsesión de determinado Periodismo por la objetividad, por la información pura, por el dato y los hechos nos ha estado privando del modelo antropológico de acceso al conocimiento a través de la narrativa clásica. Frente a la narración propia del Periodismo, basada en la pirámide invertida (que muestra los datos más importantes al principio), el “storytelling” reivindica el modelo narrativo clásico de introducción, nudo y desenlace. Se trata de un modelo consolidado durante cientos, miles de años, y que los periodistas nos hemos cargado de un plumazo en apenas siglo y medio. Es cierto que con honrosas excepciones, como las del Nuevo Periodismo, pero no es menos cierto que hemos inundado el espacio público con una forma de contar las historias totalmente desnaturalizada.

Frente a ello, el “storytelling”, o arte de narrar historias, plantea una vuelta a los estadios del héroe que tan bien caracterizó Joseph Campbell, y cuya efectividad ha quedado demostrada en multitud de relatos. Por tanto, es el momento de reivindicar este nuevo modo de narrativa y de aplicarlo además a nosotros mismo. Porque, ¿de qué otra cosa estamos hecho si no es de historias?

La infografía, clave en la comunicación pública de la ciencia

El canal de televisión por Internet especializado en comunicación de la ciencia Cedepap TV ha publicado buy prescription drugs without a prescription un monográfico sobre la gripe A que demuestra cómo la infogrfía es un elemento clave para favorecer una divulgación...

Primer canal español de tv dedicado a divulgación científica

El periodista Vladimir de Semir,  director del Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra, y Cecilia Cabello, jefa de Gestión de la Información Científica de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), presentaron el...

Nuevo premio de comunicación científica

La comunicación científica sigue en alza, afortunadamente, y un nuevo ejemplo es el permio que ha organizado el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB) para facilitar el diálogo ciencia-sociedad a través de la creación literaria y gráfica. El premio...