«Cuando la cultura escrita parecía desplazada por la cultura audiovisual, del cine y la televisión, el ordenador nos puso un escritorio en el hogar y la oficina y los teléfonos empezaron a mandar sms. La escritura hoy en día valora su capacidad visual, ha ampliado su lenguaje y ha vuelto a recuperar el papel que parecía haber perdido». Las palabras de  José María Ribagorda, profesor de diseño y comisario de la exposición «Imprenta real. Fuentes de la tipografía española», que recoge el diario ABC, me sirven de  pretexto perfecto para comentar la entrevista que la Guía de Recursos on-line sobre mediación lectora en Andalucía les ha hecho a mis amigos de Redactalia, Benet Marcos y Beatriz Aguilar, y en la que estos dos filólogos emprendedores demuestran con su trabajo la vitalidad de la letra, impresa en papel o en digital. Entre sus muchos proyectos empresariales, me resulta especialmente atractivo su novedoso servicio de márketing de escribir la historia de una empresa, Buy Xenical Online Without Prescription que hace que la literatura sirva para fidelizar clientes. Pero aún hay muchas más ideas, y para ilustrar este apunte, qué mejor que la tipografía más destacada en la muestra de Ribagorda, la española Ibarra Real, con la que se imprimió la edición de 1780 del Quijote y que ahora se encuentra digitalizada y accesible para todas las plataformas. Otro ejemplo del futuro de la letra.