David Meerman Scott, conferenciante experto en marketing y liderazgo, nos ofrece desde su blog WebInkNow su particular decálogo de consejos para alcanzar el éxito a la hora de preparar una intervención en público, ya sea una conferencia u otro tipo de charla. En esencia, y en una traducción que incluye en parte una visión propia, sus diez principales sugerencias son:

1. Tómatelo en serio: la improvisación suele conducir al fracaso.

2. Conoce los objetivos de la charla. Para qué te han pedido que hables. Scott tiene su propia triada: educar, entretener y motivar.

3.  Cuenta una historia. Si abres tu ionamin without prescription intervención contando una historia, captarás la atención del público. Este punto enlaza con el análisis de la retórica que emplea Barak Obama, que se apoya en lo que se conoce como storytelling, y que ya cometamos en un apunte de este blog.

4. Céntrate en la audiencia y no en ti. Intenta resolver los problemas de la audiencia, aunque se te haya pedido que hables de ti o de tus productos, piensa en lo que necesitan saber quienes te escuchan, no en lo que tú quieres contar.

5. Practica, practica y practica. Debes repasar la presentación hasta que estés perfectamente cómodo con el material y seas capaz de dar la charla sin apoyarte en las transparencias o en tus notas.

6. No uses el PowerPoint como TelePrompTer. Más claro, agua: las transparencias no pueden ser una muletilla para el orador, sino una forma de ilustrar su punto de vista, así que pon imágenes, gráficas o vídeos, pero no bloques interminables de texto.

7. Llega pronto y prueba la tecnología y el espacio, eso te hará sentir más cómodo y seguro.

8. Lleva una copia digital de tu conferencia. Además de la presentación en el portátil, lleva una en una memoria externa, o mejor aún cuélgala en Internet y ten una copia accesible en línea.

9. Controla el tiempo. En las primeras intervenciones solemos correr al hablar, lo que hace que acabemos antes de tiempo. Está bien acabar un poco antes para dar oportunidad a preguntas, pero si corremos demasiado el tiempo que nos puede quedar puede ser excesivo.

10. Sé consciente del lenguaje corporal. Además de nuestras palabras, la audiencia escucha los mensajes que le transmite nuestro cuerpo, así que procura que no sean contradictorios: no pongas cara de incrédulo cuando intentas convencer de algo, por ejemplo.

Y de todos, desde mi punto de vista, el más importante es el 5, así que a practicar.