En un apunte anterior ya advertimos que el proyecto de Google Books representaba serias amenazas para los editores desde el momento en que su plan no se iba a limitar a ofrecer una vista de los libros, sino que iba a avanzar hacia una distribución y venta de esos contenios digitales en cuaquier formato (electrónico o en papel). Ahora, tras el acuerdo con On Demand Books, hecho público ayer, Google Book Search permitirá imprimir a medida, en tiendas de todo el mundo y en apenas cuatro minutos, los dos millones de libros Cialis que Google ha escaneado a lo largo de los últimos cinco años y cuyos derechos de autor ya no están vigentes; es decir, las obras anteriores a 1923, incluidas las descatalogadas.

Por el momento, las editoriales mantienen sus derechos en el resto de obras de su propiedad. ¿Pero qué harán los autores ante este gigante de la edición? ¿Seguirán recurriendo a las editoriales o simplemente aprovecharán este nuevo canal de distribución directo, rápido y económico? Las editoriales tendrán que elevar su ofertade valor añadido para el autor y para el público,con lo que será necesario reforzar sus estrategias editoriales y su política de marca en un mundo en el que la de Google está impregnándolo todo.