La polémica sobre el uso de Internet para descargas de archivos ha vuelto a reavivarse tras el nombramiento Generic pharmacy whithout prescription de la nueva ministra de Cultura del Gobierno de España, Ángeles González-Sinde, a quien ya he dicho en este blog que se le está negando hasta los 100 días de gracia de manera totalmente injustificada. En este torrente de críticas sin fundamento destaca, entre otras perlas de la blogosfera, el post de Enrique Dans titulado “No es tan sencillo como pagar o no pagar. It’s the economy, stupid”. Dans se basa en un partícular generic cialis análisis del funcionamiento de los mercados para acabar ligando los modelos de protección de los derechos intelectuales con la Inquisición (¡’y luego habla de aberraciones!). Tras un post larguísimo es incapaz de ofrecer una alternativa y, lo que es peor, obvia una evidencia: cuando una persona descarga un archivo sin la autorización de su creador está cogiendo algo que no es suyo. Y eso está claro que es un delito y tendrá que castigarse.