buy medicine online alt=”” width=”583″ height=”322″ />

La consultora Estudio de Comunicación acaba de hacer público un interesante estudio sobre la presencia de las entidades financieras españolas en las redes sociales y cuyas conclusiones podrían extrapolarse fácilmente a muchos otros sectores. El trabajo, del que se dio cuenta el pasado mes de mayo y que ahora ha comenzado a distribuirse entre todos los directores de Comunicación de España, ofrece datos muy interesantes y no sólo vinculados a la escasa presencia de nuestras entidades financieras en las redes sociales, sobre todo teniendo en cuenta que éstas tienen ya más de 13 millones de usuarios en nuestros país y representan el 26% del contenido de la Red. Me ha resultado muy esclarecedor que haya una mayor apuesta por plataformas de distribución de contenido multimedia (la mayoría sube archivos propios a Flickr o Youtube) que por las redes sociales propiamente dichas (la presencia en Facebook, Tuenti o Twitter es testimonial, sobre todo en estas dos últimas redes).  Y todavía más el hecho de que la mayoría de entidades estudiadas cuente con una presencia activa en la blogosfera, pero que el 20% no acepte ningún tipo de comentario o crítico. En general, las empresas siguen viendo estas nuevas herramientas como un nuevo canal de difusión y no como lo que realmente son, un medio de diálogo social, en el que es tanto o más importante saber escuchar que lo que se tenga que contar. Porque sin una escucha activa, retroalimentación (feedback) y puesta en el lugar del otro (role-taking) nunca puede haber diálogo real, ni verdadera comunicación.