buy generic drugs online alt=”” width=”300″ height=”199″ />Dentro del I Congreso Abierto y Virtual Castellón 2020, he tenido la suerte de poder moderar hoy la mesa redonda “El futuro de la prensa de Castellón”, en la que han participado dos grandes profesionales y buenos amigos: el profesor Andreu Casero, director del Grado de Periodismo en la Universitat Jaume I, y el periodista José Luis Valencia, director del periódico Mediterráneo. (En la foto, de mi compañero Damián Llorens, a mi izquierda y derecha, respectivamente). Desde una perspectiva muy local, pero que se puede universalizar a otros territorios, cada uno de ellos ha dado su particular receta para que la prensa escrita mantenga su vigencia en los próximos años, un objetivo fundamental para garanitzar el importante papel que ha tenido y tiene el periódico en las sociedades modernas.

Valencia ha apostado por cinco claros objetivos en los que han de centrar los periódicos locales que quieran sobrevivir:

  1. Potenciar la marca.
  2. Apostar por el contenido multimedia y diversificar los soportes, de manera que el periódico se inserte en un conglomerado mediático.
  3. Promover la especialización en lo local
  4. Apoyar la formación de los periodistas por parte de la empresa
  5. Y generar nuevas vías de ingresos con la diversificación de productos.

Por su parte, Andreu Casero ha apuntado cuáles son en su opinión los cinco pilares fundamentales en los que se debe asentar el periodismo en los próximos años:

  1. La interpretación como elemento diferenciador de la prensa escrita, con más peso del análisis y la interpretación frente a la información pura, que se puede obtener en otros medios, de manera que haya menos temas pero tratados más a fondo.
  2. La especialización, tanto en el ámbito local e hiperlocal, como en la temática e hipertemática.
  3. La innovación en este sector, buscando nuevos formatos cada vez más multimedia y móviles.
  4. La potenciación de la profesionalización, con una actualización continua del periodista.
  5. Y la incorporación de la participación activa del público, para que se exprese y se sienta partícipe del periódico.

A este decálogo, que suscribo plenamente, me permito incorporar otro punto que considero de capital importancia para garantizar en el futuro del periódico, sobre todo desde la perspectiva local, y es el de apostar por el diario como agente social, como ciudadano activo que participa en actividades del territorio en el que se inserta y que promueve iniciativas concretas de acción social, y que pueden ser desde el patrocinio de actos del programa de fiestas del municipio a la realización de debates públicos sobre temas de interés ciudadano, por ejemplo. Creo que el periódico ha de sumar a las tres funciones clásicas de informar, formar y entretener esta nueva de la interacción social si quiere mantener en el futuro el papel de institución de referencia dentro de la sociedad.